Lucas 12:32-34

"No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino.
Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye.
Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón" (Lucas 12:32-34)

Al respecto Paul Washer hace 2 años contó: “Un hombre estaba leyendo en su predicación la historia del joven rico y al llegar a la parte donde Jesús dice que lo venda todo y se lo dé a los pobres, él dijo: ‘Bien, tú sabes, él no lo decía literalmente. Lo que él estaba queriendo decirnos es que las cosas no deben poseernos a nosotros’.
Un hombre que yo conocía estaba al lado mío y me dijo: ‘Esto es raro, porque el Señor ya van 3 veces que sí me pide que renuncie a todas mis propiedades’.” (Predicación “¿Cuanto te ha costado el cristianismo?”).

Uno de los llamados "padres de la Iglesia" dijo: “Yo no deseo ser un rey. No anhelo ser rico. Rechazo toda posición militar. Detesto la fornicación. No soy llevado por un amor insaciable de ganancias. No compito por una corona. Estoy libre de una sed excesiva por la fama. Desprecio la muerte. (...) ¡Mueran al mundo, repudiando la locura que hay en él! ¡Vivan para Dios!” (Tatiano -160 d.C.).

“No tenemos nación alguna en la tierra. Por tanto, podemos menospreciar las posesiones terrenales”. (Clemente de Alejandría)


-Casiodoro de Reina (1569): "No temáis, manada pequeña; porque al Padre ha placido daros el Reino.
Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejecen, tesoro en los cielos que nunca falta; donde ladrón no llega, ni polilla corrompe. Porque donde está vuestro tesoro, allí también estará vuestro corazón."
-Biblia de las Americas: "No temasa, rebaño pequeñob, porque vuestro Padre ha decidido1c daros el reino.
Vended vuestras posesiones y dad limosnas; haceos bolsas que no se deterioran, un tesoro en los cielos que no se agota, donde no se acerca ningún ladrón ni la polilla destruye.
Porque donde esté vuestro tesoro, allí también estará vuestro corazón"
-Nueva Biblia de los Hispanos: "No temas, rebaño pequeño, porque el Padre de ustedes ha decidido darles el reino.
Vendan sus posesiones y den limosnas; háganse bolsas que no se deterioran, un tesoro en los cielos que no se agota, donde no se acerca ningún ladrón ni la polilla destruye.
Porque donde esté el tesoro de ustedes, allí también estará su corazón"
-Griego (Textus Rceptus): "μη φοβου το μικρον ποιμνιον οτι ευδοκησεν ο πατηρ υμων δουναι υμιν την βασιλειαν
πωλησατε τα υπαρχοντα υμων και δοτε ελεημοσυνην ποιησατε εαυτοις βαλαντια μη παλαιουμενα θησαυρον ανεκλειπτον εν τοις ουρανοις οπου κλεπτης ουκ εγγιζει ουδε σης διαφθειρει
οπου γαρ εστιν ο θησαυρος υμων εκει και η καρδια υμων εσται"
-Biblia NVI: "No tengan miedo, mi rebaño pequeño, porque es la buena voluntad del Padre darles el reino. Vendan sus bienes y den a los pobres. Provéanse de bolsas que no se desgasten; acumulen un tesoro inagotable en el cielo, donde no hay ladrón que aceche ni polilla que destruya. Pues donde tengan ustedes su tesoro, allí estará también su corazón"