1 Timoteo 3:2,3


1 Timoteo 3:2,3 dice que es “necesario que el obispo” (el cuál en ese momento ejercía la misma labor que un pastor hoy en día”) sea “no codicioso de ganancias deshonestas”. Cuando buscamos en el griego lo que dice aquí nos sorprende. La palabra es “afirlárguros”, que la Biblia Interlineal lo traduce como “no encariñado al dinero”. La traducción “Nueva Versión Internacional” lo traduce “ni ama el dinero”. Por lo tanto Pablo no está hablando de “ganancias deshonestas” como negocios sucios o cosas por el estilo. Sino que está poniendo como requisito para el pastorado que sea gente “que no esté encariñado con el dinero”. Por eso luego, en la misma carta, lo aclara más: 1 Timoteo 6:6-10. En el versiculo 10 vuelve a usar un derivado de la misma palabra: “filarguria”, que significa “amor al dinero”, “avaricia”.
Y nos cuenta que algunos “codiciando” el dinero se “extraviaron de la fe”. Esa palabra “codiciaron” viene del griego “orégomai” y no solo significa desear algo o codiciarlo sino “esforzarse por”.

Por lo tanto esta gente que se “extraviaron de la fe” (“apoplanao” : “descarriarse de tal manera que uno comienza a engañar a otros”) no solo anhelaba más dinero sino que se esforzaban por ello, y eso fue lo que los hizo descarriarse hasta llegar a engañar a otros para lograr su objetivo.
Por eso Pablo le aconseja a Timoteo y a todos nosotros tajantemente: “Más tú, oh hombre de Dios, HUYE DE ESTAS COSAS” (1 Timoteo 6:11).